El compositor Paul Brody pregunta “Are you in love?”

Al compositor y artista sonoro Paul Brody le fascinan profundamente la música y el habla humana. Ha dedicado muchos años a lo que él denomina la “voz-melodía”. En su nueva opera única "Are you in Love?" (en francés French: Êtes-vous amoureux?) para la Ópera Nacional de Lorena, situada en la ciudad de Nancy al este de Francia, podemos apreciar el resultado de su trabajo. En un principio, la inauguración de la obra estaba planificada para la temporada 2020/2021, pero la pandemia global forzó a Paul y a su equipo creativo a publicar la ópera online en forma de doce cortometrajes. En cada cortometraje los artistas recrean una conversación sobre el amor y las relaciones entre los habitantes de Nancy. Las conversaciones fueron coleccionadas por el antropólogo Alexander Levinger y transcritas minuciosamente por Paul con la ayuda de la productora de radio Chloé Kobuta. Después de grabar la ópera en el estudio, el director Kevin Barz filmó todas las escenas. El resultado es una obra excepcional con una sofisticada presentación online que permite al espectador caminar por las calles de Nancy y experimentar las conversaciones consecutivamente.

Paul utilizó Dorico por primera vez para componer la ópera. Daniel Spreadbury, el Director de Marketing de Dorico, estuvo a su lado durante todo el proyecto para aclarar cualquier duda. Ahora que la obra ya está terminada y fue estrenada en el sitio web de la Ópera Nacional de Lorena, Daniel volvió a retomar el contacto con Paul para hacerle algunas preguntas. Hablaron sobre el proceso de composición, de cómo la ópera ha cambiado a raíz de la pandemia y sobre sus próximos pasos.

"Are you in love?" es un proyecto extraordinario e inusual. ¿Cómo se te ocurrió basar la ópera en las conversaciones de los habitantes?

PB: Muchas de mis instalaciones sonoras exploran los mundos paralelos entre la palabra hablada y la voz-melodía. Tuve la suerte de poder exhibir mis obras en lugares como el MuseumsQuartier de Viena, el Museo Judío de Berlín y el Museo Canadiense de la Lengua. ¡Hay tanta inspiración artística en la voz humana aún por explorar!

El nuevo director de arte de la Ópera Nacional de Lorena estaba buscando compositores que, según él, compusieran de un modo diferente. También estaba interesado en atraer más audiencia general a la ópera. Así que propuse llevar las historias de la gente de Nancy al escenario, es decir, tanto las historias como las voces-melodías de las historias. Dije al director lo siguiente: "¡Deja que la ciudad componga su propia ópera!"

DS: Siempre te ha fascinado el límite entre la música y el habla. Esto ha sido uno de tus temas principales en tus creaciones. ¿Cómo enfocas la transcripción del habla con respecto a la melodía y al ritmo?

PB: ¡Hay la misma inspiración melódica en la voz hablada del día a día que en una aria de ópera! Pero eliminamos muchas cosas para concentrarnos en el significado de las palabras. ¡A los humanos nos encanta adorar al becerro de oro de la lógica! El cerebro dedica gran parte de su energía a ser un filtro. Para dirigir la atención al significado concreto de las palabras, tuvimos que filtrar gran parte del contenido melódico. Mi trabajo consiste en componer con la palabra hablada de tal forma que el oído vuelva a registrar la musicalidad de nuestras propias voces. Es algo muy profundo. Podría hablar eternamente sobre lo que yo denomino identidad sonora.

La voz contiene tanto la información técnica como la edad y los lugares donde vivió una persona, las idiosincrasias del habla de los padres, así como una información emocional muy personal. La voz-melodía cuenta su propia historia que, por un lado, es independiente y, por otro, depende de su entorno. Todo esto me fascina. Mi composición es casi una exploración antropológica de la voz. Por ejemplo, entrevisté a una mujer de Nueva Delhi que realiza arte textil en Berlín. Al hablar sobre los "tintes y colores indios", lo hace en la escala pentatónica de Do. Siempre que mencionaba el "diseño alemán", ¡su voz se volvía muy cromática! ¡Para mí, como compositor interesado en la voz-melodía, esto era como haber encontrado oro!

DS: Colaboraste con la productora de radio Chloé Kobuta y el antropólogo Alexander Levinger, que realizó y grabó las entrevistas. Sé que Chloé, en especial, fue crucial para entender las figuras locales del discurso y de la jerga. Según tengo entendido, tú no hablas francés. ¿Cómo ha influido esto a la hora de trabajar con el material?

PB: Tomé clases de francés para este proyecto. Pero mi falta de conocimiento del idioma me obligó a fijarme mucho en la melodía del habla. Ésta fue la única forma honesta de poder trabajar con un idioma que no era el mío. Chloé me ayudó a entender el francés imitando las melodías del habla a cámara lenta. Así que trabajé con su voz y las entrevistas originales. Diseñamos una notación especial que indicaba a los cantantes a cantar en francés "urbano", mientras el texto aparecía en francés "escrito".

Cada una de las doce composiciones de entrevista comenzaba por la transcripción nota por nota de la melodía del habla de la entrevista. ¡Fue un proceso muy lento! Y cada melodía del habla definía una tonalidad específica que utilizamos como la base de la composición. Al trabajar con los intervalos de la voz aplico el concepto de Schoenberger. Podría seguir hablando todo el día de estas cosas. ¡Pero ya es suficiente!

DS: Supongo que la nueva obra estaba pensada para una sala de ópera abarrotada. Antes de terminar la obra, ¿ya sabías que se estrenaría por Internet? ¿Influyó esto en el resultado final?

PB: ¡Tuvimos suerte dentro de la mala suerte! No siento que el proyecto sea un “Plan B”. Debido a que se convirtió en un proyecto de grabación, los cantantes pudieron profundizar en las palabras y cantar/hablar muy cerca del micrófono. De esta forma pueden escucharse muchos más detalles de la voz que en un espectáculo sobre el escenario. Además, ¡de esta forma puede acceder a la obra un público mucho más amplio que en el caso de una sala de ópera con mil asientos!

Y debido a que el proyecto se convirtió en un proyecto cinematográfico, Kevin Barz, nuestro ascendente director estrella, puedo adaptar la ópera al formato de película de una forma brillante. Algo parecido a Night on Earth. Cada historia tiene su propio lugar en la ciudad. En el sitio web de la ópera puedes hacer clic en los puntos del mapa para abrir la escena correspondiente.

DS: ¿Hay prestaciones de Dorico que te parecieron especialmente útiles a la hora de componer la ópera?

PB: Hans Joern Brandenburg, que es muy conocido por trabajar con Robert Wilson y Tom Waits, me introdujo a Dorico. Había escuchado que Dorico es el Ableton Live del software de notación. ¡Eso me enganchó! Y es verdad, durante el proceso de composición con Dorico puedes llegar a olvidar que estás trabajando con un ordenador y software musical. Lo más importante es que todo fluye.

¡También quería darte las gracias por ayudarme y rescatarme cuando me encontré con problemas al aprender a usar Dorico!

DS: Lo he hecho con mucho gusto. ¡Todo forma parte del servicio! ¿En qué vas a trabajar próximamente?

PB: Durante la grabación de esta ópera me pasé las noches componiendo para el siguiente gran proyecto. Se llama Democratic Symphony. Es una obra de teatro documental de Kevin Barz. Él editó las grabaciones de debates recientes del parlamento alemán y lo convirtió en una obra de una hora de duración. ¡Así que pasé de historias de amor en francés a políticos discutiendo en alemán! Esta sinfonía también está basada en una narración de voz-melodía. Suena enorme y explosiva y tiene capas de sonidos y ritmos que se superponen entre sí. ¡La música humana del debate!

DS: Eso suena igual de fascinante que "Are you in love?". Ya estoy impaciente por escucharlo. Por ahora, muchas gracias por haberte tomado el tiempo de hablar conmigo.

Si aún no has visto "Are you in love?", puedes hacerlo en el sitio web de la Ópera Nacional de Lorena. Para obtener más información sobre Paul, visita su sitio web.